lunes, 9 de julio de 2018

La Clínica será Terapéutica o no será

Se postulan Direcciones Clínicas o Tratamientos que revelan ser impecables, pero no se considera lo suficiente, el cómo son las condiciones socio-económicas así como la tolerancia social frente a un síntoma o abuso parasitario familiar-institucional. Se evita en exposiciones clínicas hablar del contexto, extrapolando la parte al todo en su método clínico recomendado.

Por ejemplo, existen tratamientos ambulatorios de pacientes GRAVES donde se les permite libertades que otras Unidades Psiquiátricas serían impensadas por el riesgo psicosocial donde se encuentra y su falta de recursos. Y sobre esto último se evita reflexionar al momento de exponer sus logros.

NO NIEGO que los programas que respetan plena libertad sintomática (no preocuparse de la gravedad sintomática para el mismo y a los demás), aceptar sin sospecha sus discursos (no tomar en cuenta defensas y ganancias secundarias), no confrontar ningún parasitismo institucional-familiar (bloquear toda potencia hacia sus Zonas Desarrollo Próximo), no logren aquellos resultados ejemplares Clínicos. Pero primero hay que socavar el contexto psicosocial y económico en primer lugar.

Como decía Freud, no tan solo se debe liberar las asociaciones que emanan del Super-yo o Ideales y deseos. También hay que considerar la "realidad externa" (socio-cultural-económica). No es solo liberar lo inconciente y sus asociaciones o pulsiones, que al final, para ciertos casos, sería tapar el sol con un dedo.
Es cierto, MUY cierto, que como Clínicos no tenemos capacidad (y casi nunca la tenemos). El poder soslayar los alcances socio-económicos-culturales vinculantes. PERO, hay casos Clínicos donde esto último es el principal meollo también.

Podríamos apostar a sus Zonas de Desarrollo Próximo (Vigotsky), evitando los circuitos Edípicos de Familia-Institución bajo Diagnósticos de "Discapacidad" que frenan sus Z.D.P. Si no, nunca sabríamos hasta donde pueden llegar un paciente en su inserción. Es fácil no apostarle y SOLO ROBUSTECER la familia-institución para proteger.
Para ello, es importante lo que un Terapeuta Ocupacional, Trabajador Social, Psicopedagogo (cuando EXISTAN en Salud Mental), nos pueda aportar en los Diagnósticos Clínicos. Debe abrirse el mismo rótulo, lo cual en efecto, es una apuesta a sus Zonas de Desarrollo Próximo.

Por esta razón, no me muevo ni un ápice el seguir siendo Psicólogo y no me cerraré a ser un Psicoanalista de salón (algunos Psicoanalistas Lacanianos miran de mala manera a los Psicólogos y a la Salud Mental). En resumen a todo lo dicho: La Clínica será Terapéutica o no será.

Cómo desearía que algunos Lacanianos leyeran a Freud (textos como 1905, 1917, 1918, etc) y extraigan de allí la ética de Freud sobre la Clínica. La Salud Mental Hospitalaria y su vínculo Psicosocial siempre fueron para Freud un tema importante a considerar.
Recordemos junto a ello, la exposición abierta de Lacan a los 8 pacientes del Hospital Sainte-Anne (1976) levantaron sospechas y resistencias a los Lacanianos por salirse del estricto análisis propiamente tal lejos de Salud Mental. Lacan demostró (aunque bien tardíamente) que incluso él mismo SEGUÍA SIENDO UN PSIQUIATRA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario