martes, 16 de abril de 2013

Críticas éticas y teóricas sobre los Test Psicológicos

Este "nuevo" ensayo, si bien presenta ideas nuevas o reflexiones, centralmente redacté (integré) de nuevo lo que en otros ensayos anteriores en este Blog ya había publicado. El fin de este presente ensayo es otorgar aquí una mejor redacción y mayor claridad de las ideas publicadas anteriormente sin las fragmentaciones anteriores.

Las razones por las cuales se usan los Test psicológicos tienen para mi dos fuertes "justificaciones", que son de suma polémica en la Psicología y personalmente de mi parte no pretenderé dar una respuesta final y absolutista a los mismos a medida que se abran otros temas.

Estas dos razones que serían las más poderosas son:
1- Surge de la pregunta: ¿Puede una entrevista sacar más información que el Test, el cual propone investigar lo no dicho por lo proyectado del paciente que concientemente o inconcientemente pretende ocultar?
2- Dada la falta de tiempo o la urgencia de tratamientos, los test son un salvataje para los Psicólogos que necesitan de dichas herramientas, para en un verdadero campo de batalla, sacar la mayor información posible ante las resistencias del entrevistado, candidato laboral o paciente que no desea internarse o hasta incluso en un mismo paciente en psicoterapia que tiene limitada la cantidad de sesiones para su "cura".

Refiriéndome al primer punto, se presupone que en un par de sesiones, se puede abarcar una determinada orientación o clasificación de personalidad que se puede adelantar o no con tests, para luego modificar aquellos aspectos "patológicos". Este tipo de postulado está en contra de aquellas Psicologías que ven al paciente como un sujeto que se reconoce frente al otro y a sí mismo, con el tiempo, descubriendo día a día aspectos nuevos de su persona, construyendo una nueva historia de sí mismo a través de las sesiones.
Siempre se aconseja usar los Tests bajo el legado de "saber uno más de lo que el Test es". Esto implica, en el fondo, reconocer a los test como simples herramientas, que en cuanto se convierten en algo más que simples herramientas se está faltando a la ética en la conformación profesional. Saber más que los test quiere decir, comprender de dónde surge su construcción, qué fines se les puede atribuir al largo plazo desde lo social, qué concepción de sujeto o subjetividad mantiene y éticamente qué responsabilidad se desprenden de estos. Reconociendo entonces en cada aplicación sus limitaciones y sesgos.
Finalmente, la pregunta debería ir en: ¿Son un mal menor los test frente a otros escenarios? Ahora, si la pregunta se debe contestar en pacientes que son niños, sujetos de derecho que a cierta "escasez" de glosario adulto para expresar y explicar sus vivencias, requieren del ojo clínico para comprenderlos (poner palabras a su lenguaje no-verbal), en donde un test se suplanta como el supuesto "salvavidas" para el proceso de "diagnóstico", en donde el lenguaje no aparece claro.
Desde allí, creo importante pensar en el diagnosticar mismo: ¿qué implicancias y utilidades tiene al paciente? O Mejor dicho, ¿qué utilidades tiene en las instituciones que acogen al niño o qué mal usos surgen de éste?
¿Se puede justificar el diagnóstico o no? Creo que las preguntas van y deberían ir allí, mucho antes que la pregunta: ¿Se debe usar un test o no? Ya que el foco de la problematización de los test encierra un tema más global.

La validación general de los Test no puede sostenerse de ninguna forma a menos que rompa por completo con la premisa psicológica que señalada: "todo sujeto o paciente es único y cada vida es irrepetible y es fundamental ver su diferencia, por ende, ningún concepto corresponde a la totalidad de la personalidad, vivencia o biografía del paciente." Continuándola, se extrae que nunca un paciente será exactamente a como lo define un registro de psicopatología, tanto su manifestación como lo que lo llevo a su patología. Por tanto se hace necesario ir mas allá de los criterios científicos para ayudar a los pacientes. De no ser así, los test sólo hacen un trabajo de describir un momento sincrónico dejando de lado todo lo diacrónico que pueda afectar, basándose desde sistematizaciones comparativas estadísticas los resultados para clasificar y relacionar una conducta o palabra con algo pre-determinado clasificatorio.
Otra consigna que se aprende a la hora de aplicar los Test, aparte del "uno debe saber más que los Test que uno mismo aplica", existe otra que dice: "los Test son una sacada de fotografía a un paciente en un momento determinado apreciando sus conflictos y capacidades". Este verso contiene dos afirmaciones opuestas que puede uno extraer. Una de carácter crítico y otra de carácter generalista. El carácter crítico de la frase consiste en que esa foto, es solo eso, una foto. Hablar, especular, más allá de la foto, es conjeturar a menos que se tenga una profunda interrogación sobre el motivo de consulta y biográfica. Mientras que el carácter generalista consiste en que dicha foto me permite adoptar la realidad psíquica del sujeto en cuestión y su prosiguiente trabajo en sus conflictos y capacidades. Dejando así de lado lo diacrónico creyendo que solo basta con su momento particular aquí y ahora sincrónico.
A raíz de estas dos afirmaciones girará lo que se debatirá a continuación.

Antes de adentrarme a ellos, es necesario referir el nacimiento general histórico de muchos Test. Estos Test obtuvieron su mayor propagación, depuración y gloria en los tiempos de guerra para el reclutamiento militar en la primera guerra mundial.
Pues como puede sonar obvio, se hace necesario, estipular y predecir quiénes son los indicados en soportar los vaivenes de la guerra, sus cruentas batallas y mantener un perfil estoico a la hora de combatir.
Lo tragicómico de esto, es que los Test, podían más o menos predecir qué soldado soportaría tal o cual escenario estresante de guerra y campo paranoide masivo de conflictos. Sin embargo, para lo que estos Test no predijeron era el fatal desenlace de ataques de post-traumatismo que llevaron a muchos ex-soldados a suicidios. Revisemos esto de nuevo: estos Test finalmente solo ayudan a los generales e instituciones militares para el fin de luchar en guerra, pero no para la dignidad de las personas. Solo ayuda a un interés estatal de guerra, pero de ningún modo a la ayuda o intereses del sujeto, individuo o paciente.

Este ejemplo les pido por favor que lo tengan siempre alerta con respecto a lo que prosigue. Lo que es más, me parece tan fundamental esto recién dicho, que daré otro ejemplo: Al momento de un Test psicológico para aceptar o no a un niño al colegio, ¿obedece al bienestar de los padres, del niño o del director del colegio?
Creo que estas preguntas sobre la aplicación práctica y sus efectos, es lo que más carecen los Test sobre la preocupación ética sobre los factores Psicosociales o las prácticas sociales que generan o mantienen un Status Quo, sin aportar cambios, discusiones, reflexiones en la esfera social.

Sin querer o pretender hacer una caricatura al área laboral de la psicología, esto lo ejemplificaré del siguiente modo para que quede aún claro: "Mi jefe desea tal tipo de perfil en la empresa, yo adaptaré su deseo (para no ser despedido), usando Test que se amolden a dichos parámetros y juicios de mi jefe, por tanto lo normal o lo anormal, lo adaptado o inadaptado del trabajador posible en cuestión dependerá de esto y nada tiene que ver si eres realmente normal, adaptado o no. Solo serías parcialmente anormal, inadaptado según los parámetros de la empresa o del gerente en sí."

Lo reitero de otro modo, la Psicología envenena en cuanto se ajusta cómodamente en los intereses institucionales con reglas, objetivos y fines, sin preocuparse de lo social.
Por ejemplo, un aspecto ético conservador del Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesotta (MMPI) es su ideología sesgada hacia los esteriotipos de género con sus items: MfV (Masculinidad-Feminidad: Varones) y MfM (Masculinidad-Feminidad: Mujeres). ¿Qué fines tiene clasificar distinciones esteriotípicas de género? ¿qué es lo relevante de un ajuste de escala sobre roles de género? ¿A qué ideología o fotografía estática cultural se está investigando al delimitar qué es lo esencialmente masculino y femenino según la supuesta determinación genital? ¿A qué Status Quo responde esta mirada ética ideológica seudo-descriptiva?
Mientras los Psicólogos más evadan la responsabilidad social, más se cosifica, se hace cosa, se hace máquina, se hace tornillo, se sustancializa la mente como cosa (incluyendo al inconciente), la conciencia como aparato maquinario o defensivo.

Pues como veremos en los distintos Test, se santifican los mecanismos de defensa dejando de lado otras cosas más importantes, flotando ni siquiera en la superficie de lo relevante. Se santifica el Edipo, como lo único nuclear histórico total del sujeto, se santifica al "YO" como jinete domador del caballo "Ello", se santifica la modificación del Super-yo cambiándolo por otro más "sano", se reduce la personalidad en un "Big Five", se cuantifica niveles de tolerancia a la frustración como normalidad madurativa. Esta última conlleva finalmente como si cada conflicto o vivencia puede generalizarse en breves momentos con una postura de: "Tu dolor comparado con el mío no es nada, es anormal y debes mejorarlo a lo que la mayoría dispone". Una postura que propongo es sostener una crítica ética a los test que dan énfasis a los Mecanismos de Defensa (control de impulsos, sublimación, defensas neuróticas altas), el evolutivismo de fases del desarrollo (determinismo evolutivos madurativos y de temáticas biográficas pre-fabricadas).

Respecto al diagnóstico clínico, los test intentan revelar como en una especie de trailer de cine el contexto del sujeto. En donde se recorta la particularidad en un esquema manipulable. O sea, la transferencia ya está prácticamente confiscada y parcelada, en donde desde ahora ya se podrá dar interpretaciones sobre la contra-transferencia y transferencia del paciente desde este monte o punto de vista que ha sido "testeado".
Nada más quieren ahorrase trabajo, creyendo adelantar "algo" verosímil para trabajar en algo que han "conquistado" por medio de herramientas. Todas esas herramientas de tabulaciones, gráficos, estadísticos lo que hacen es únicamente encapsular la historia en una foto, dejarla momificada inmóvil y dejarla como referente monumental para el trabajo clínico.

 Se hace indispensable recordar algo que se fue olvidando, al menos desde el Psicoanálisis, Teoría y Práctica no es más que una sola y misma cosa. La teoría o las hipótesis van surgiendo según la práctica en la transferencia entre paciente y analista. Por ello el Psicoanálisis no se ajusta a las demandas socio-laborales del mercado para adaptar sujetos a un rango de tablas y categorías estadísticas para (re)situarlo en objetivos o finalidades de productividad y consumo. Lo que quiero decir es que el inconciente tiene su propio código y mensaje. El inconciente tiene su propio referente (mensaje) en su propio modo de ser ante el Otro. Su propio campo emocional, su propia escritura (código).
Por tanto, distorsionarlo, modificarlo, pre-adueñarlo, por registros de Test, genera una separación abrupta entre teoría y práctica. Partiendo desde allí, podemos ver los Test como algo construido ya de por sí como ideales, expectativas sociales y tabulaciones estadísticas normales.

Podría ser muy aventurado decir que las conformaciones de la Psicología Laboral han gatillado hacia una demanda que con el tiempo han degenerado el Psicoanálisis y mutuamente con la demanda de ser eficientes competitivamente al mercado laboral, fueron procreando con ello distorsiones a la técnica o práctica, donde el rol de escucha que sostiene la psicología, tal como critica Foucault en sus textos Vigilar y Castigar e Historia de la Sexualidad, la confesión se transforma en un recurso material usado para la readaptación y normalización conductual que haga perpetuar los saberes y poderes comandados por las fuerzas del mercado laboral más que prestar la atención a las diferencias o particularidades propias del paciente.
Por tanto el fin terapéutico va perdiendo el carácter de abrir la palabra plena hacia un no-dicho, un ir más allá del ego o de lo imaginario, si no más bien de infatuar el "EGO" con más deberismos y prohibiciones para sostener el legado social imperante de sus ritmos y exigencias que muchas veces enferman. Finalmente nada generará mayor "adhesión clínica" que hacer creer al paciente que tiene un trastorno, sin investigar siquiera cualquier ganancia secundaria o mensaje inconciente (o sentido) de los síntomas.

Volviendo al tema de los Test, en referencia a los Test gráficos de dibujo (Test de figura humana, test persona bajo la lluvia, test familia, test casa-árbol y garabato) y tarjetas de imágenes (donde se debe contar un pequeño relato de inicio, desarrollo y desenlace) en el CAT.
Tomando todos esos elementos a la hora de analizar las gráficas, imágenes o dibujos, pareciera como si el Psicólogo dispusiera a convertirse en creerse perfectas autoridades para criticar el Arte o para dar un juicio biográfico a la obra en cuestión por solo ver unos cuantos detalles que piden al sujeto, para dar juicios a lo que supuestamente ellos creen saber de la imaginación que ellos expresan.
Ya que si miramos el "análisis de critico de arte" que los Psicólogos realizan en un Test gráfico observan la imagen y toman las partes de ésta (sus elementos) como figuras metafóricas. Por ejemplo: "Entonces este tiesto de ropa colgada representa la cáscara de la personalidad expuesta a los demás". Ven aquí uds que se usó los elementos literales cambiándolas como metáforas. Eso es lo que pretenden con ello lograr: cambiar lo literal en metáforas para que se adaptan más o menos al motivo manifiesto de consulta.
Actúan bajo una Psicología de Diccionario, quienes creen que existen significados con exacta correspondencia a lo que dicen, describen, dibujen, narren o imaginen los pacientes.
En otros términos, tomando por ejemplo en los indicadores: el color verde refleja la paz, el ciervo refleja la libertad, el miedo a las serpientes se debe al miedo al pene del padre y a los objetos redondos por el miedo a la madre.
Nuevamente, lo literal lo amplían a una metáfora que calce con el motivo de consulta. Esto mismo error se comenzó a emplear desde que se pervirtió el legado de Freud en la interpretación de los sueños (Jung como culpable directo), como si abriendo un diccionario pre-diseñado para cada sujeto (omitiendo su particular diferencia), lo traducen en un término exacto que se amolde a sus preconfiguraciones establecidas inmodificables.
Caso reverso ocurre en el Tarot, donde lo metafórico se traduce a lo literal: "la carta de las 3 espadas, representa que algo le sucederá a tu padre por quien me has preguntado."
Se supone entonces que los Psicólogos tienen conocimientos teóricos desde donde lanzarse a dar tales interpretaciones metafóricas. Ya que tenemos a nuestra disposición en nuestro baúl de diccionario a un edipo, un superyo, unos cuantos mecanismos de defensa, estadísticos comparativos. Y según como sea el objeto literal o manifiesto, se podrán adecuar en un sentido metafórico desde analogías para usarlo e incluirlas en una interpretación. Las cuales cada una de ellas gozan de un brillo excepcional  llegando a los límites más absurdos. Por ejemplo, es cosa de ver como la compleja teoría de Freud de la segunda tópica (ello, yo, superyó), se convierte lamentablemente en algo como 3 entelequias que discuten entre ellas buscando algo como lo homeostático o equilibrio (tal como postula la psicología del Yo) al mantener como objetos estas 3 "cosas-entelequias" en una relación equidistante imparcial. Otro ejemplo de la misma línea es cuando pervierten aún más la 2da tópica de Freud antromorfolizándola en el Test de dibujo "Casa-Árbol-Persona", en dónde como diccionario pre-fijado, el árbol es el "Ello", la casa es el "Yo", o incluso el sol (si es dibujado) es el "Superyó".
Otro test de dibujo "La Persona bajo la lluvia", consideran a la forma y tamaño del paraguas o algún elemento que proteja de la lluvia representar a la estructura del Yo y sus Mecanismos Defensivos. Considerando a priori que la lluvia es representativo de ansiedades, conflictos o angustias (más lluvia más conflicto), sin preever la tranquilidad y alegría que a muchas personas les otorga la lluvia con asociaciones bastante agradables.
 Me pregunto, sinceramente, si no les dan vergüenza insultar la complejidad teorica de Freud en esos ridículos esquemas.
Otra característica de los Test de dibujo es la ubicación espacial donde estén ciertos objetos posicionados. Así, si dibuja una persona orientada a la izquierda de la hoja, representa conflictividad pasada. Este indicador no toma en cuenta para variar, aspectos socioculturales como el hábito occidental de leer y escribir de izquierda a derecha en la lecto-escritura.
En resumen, no es menester de análisis propiamente tal quedarse sólo con una foto de algo para dilucidar algo de la subjetividad, diría más bien en forma metafórica que se necesitan más bien un flujo de fotogramas uno tras otro (con sus quiebres, lapsus, distorsiones, repeticiones) para hacer un cinema de aquello (o como sería en el caso de la asociación libre en psicoanálisis, una seguidilla de cadenas de significantes o asociaciones que nos lleven hacia alguna construcción, elaboración o interpretación de la biografía del paciente).

Ya que como vimos anteriormente, en el caso de un cuadro surrealista (solo para seguir con este ejemplo hasta su final) los elementos del cuadro ya están convertidos, ya, en metáforas o metonímias de supuestos aspectos "totales", objetales o signos de un algo o fondo interpretable. Tenemos allí los elementos en estado ya "distorsionado" y es trabajo entonces del Psicólogo (o el supuesto crítico de arte) decodificar los simbolismos del cuadro para revelar el significado oculto pre-establecido de diccionario posible. O sea, aquella premisa de la semiótica contemporánea que gran aporte a hecho tanto la filosofía como el psicoanálisis que se ejemplifica en: "un significante es lo que refiere a un sujeto para otro significante" o "todo signo se hace signo por diferenciarse de otros signos", carecen aquí de importancia en los Psicólogos de Test gráficos o diccionario, ya que en ese esquema de decodificar signos: están bajo el orden de "un supuesto signo inicial parcial (abstracto) que representa a (ahora) un sujeto ese signo mismo en complitud exacta con éste. En otras palabras, es como si cada signo ocultara otro signo puro esencial, sin considerar las diferencias entre los signos que permiten dar con un signo y las constantes referencias que fluyen asociativamente de un significante a otro. Quiero decir, que lo sincrónico que aparece en los Tests, responde a un efecto en tanto superficial sobre las "capas" de los conflictos y capacidades. Ya que siendo estas como fotografías, como si en una red compleja sacamos una sola hebra de esta para estudiarla y luego reintroducirla en el complejo de la red con el lenguaje de diccionario que pre-dispone el test mismo, para así llegar al “diagnóstico adecuado”.

Entre otras distinciones, los test son ordenamientos de sintaxis sobre personalidades y biografías, que esperan la materialidad semántica para calzar en su adecuación. Los test gozan de una sintaxis o clave secreta que puede revelar información según el out-put que el instrumento está condicionado arrojar.
Pre-determinan un código universal que puede descifrar o traducir cualquier mensaje inconsciente oculto. El test es como un imán que atrae siempre sus metales particulares para proyectarlos en un campo virtual a trabajar en lo clínico. Olvidan algo fundamental de lo inconsciente donde justamente poseen su propio código y mensaje. Si bien el mensaje o lectura es distinto para cada persona, puesto que se dirige a un otro o a si mismo, el mensaje es el material que llena la función del test, el código ya fue revelado por la batería del test, por lo cual podemos leer las letras ocultas por medio de la luz del test. Si algún test tiene la sintaxis de la conflictiva familiar, al presentar el estimulo, el test tiene el estimulo-constraseña que abre la puerta virtual para iluminar la conflictiva familiar. Con ello se obtiene una piedra roseta universal que traduce en todos los idiomas posibles, los enigmas ocultos.
Finalmente, trasladando la clínica a un espacio virtual construido a la medida del test, donde estarán pre-determinados en este espacio virtual todavía vacío los homúnculos o funciones conceptuales que estarán dispuestas a llenarse de contenido semántico las distintas temáticas edípicas pautadas, los mecanismos de defensa.

La relación lógica positivista que separa sujeto-objeto regresa en un intento de objetividad, lo que antes era una relación persona a persona, se sustituye por una relación momentánea de sujeto a objeto, puesto que en la posición de objeto ante un test, descubriríamos algo mas allá, al estudiarlo como cosa testiada.
No importa que material o mensaje contenga, buena parte del contenido sustancial se puede verter en los trajes y disfraces del escenario teatral o campo virtual para la función y medida de los mismos.

Los test buscan contradecir la frase de Wittgenstein de: "si escucháramos a un león hablar no lo entenderíamos", pues justamente los test niegan este principio puesto que podemos poner un traductor universal de voz a la medida de nuestra comprensión buscada o de objetivo.
Este punto es crucial, puesto que es allí donde las diversas culturas a través del tiempo pueden derretir el bloque sólido de un test, puesto que por eso es complicado utilizar legítimamente un instrumento de una cultura a otra, ya que es por medio de la validez estadística cultural de la zona. Se debe aplicar el test en la región, con los códigos del lenguaje.
Por tanto, recordemos por un instante al famoso Test de colores Lüscher. Este test es el ejemplo más nítido sobre una Psicología de Diccionario en su mayor extremo posible.

Basándonos ahora en el Test de Rorschach (algunos aspectos que podrían criticarse), la lámina IX temáticamente representa la madre arcaica y el surgir de elementos relacionados con el propio nacimiento. Esto significa que la lámina representa para cada uno de nosotros lo en-sí exacto que son las huellas en lo intrauterino y del nacimiento. No se niega que en la conformación del feto y la gestación ocurran organizaciones celulares o neuronales que afectan los futuros caminos asociativo perceptivos del bebé, pero irrisorio argumentar que es plenamente posible aislar unas manchas que tienen algo que ver directamente con las huellas mnémicas de cada uno de los bebés, para así aperceptualmente descubrir mi vida arcaica. Por otra parte según el texto de "Fenómenos Especiales en Rorschach" de Passalacqua, se consigna por ejemplo que el Shock en las láminas al azul y al verde respondería a una homosexualidad femenina.
Otro ejemplo al mismo test en la Lámina VII (lámina fálica), si uno ve algún instrumento musical tal como un chelo, aquello significaría algo relacionado con la masturbación. Otro ejemplo en la Lámina I la cual refleja la identidad de la persona, si uno ve una máscara o antifaz, significa que tiene un sentido de ocultar su propia identidad. Sin embargo, si suponemos que tras ello la persona a solo un par de días antes de realizar el test asistió a una fiesta de mascaras, podemos considerar que perfectamente vea dicha asociación, sin embargo, pese a que si no hubiese asistido a la fiesta seguramente podría decir algo quizás más representativo a su persona, pero aun teniendo esto en cuento de igual modo se le considerara como parte de su personalidad o identidad. La objeción está en que se admite en el Rorschach no considerar patológico o en el orden de relaciones sociales parciales, si un médico ve muchas partes o interiores de un cuerpo humano, considerándolo normal hasta incluso esperable. Si esto último guarda relación de la profesión y la influencia reciente, ¿qué tan distinto es el caso de una persona que ve una máscara un par de días antes de aplicarse el test?

Para finalizar esta parte del ensayo volviendo a lo mencionado sobre las dos justificaciones del uso de los Tests, pues responderé que yo comprendo la necesidad del uso de algunos de estos Test a la hora de una particular emergencia o de escaso tiempo de sesiones que imposibilita una mínima terapia. Ya que si no hay tiempo de investigar el motivo de consulta, resulta una decisión de probabilidades el arriesgarse en confiar en lo que el resultado del Test entrega (que podría o no podría) ser realmente cercano o no al motivo de su consulta dentro de sus conflictos y capacidades. Esto, con el fin de correr el riesgo de perder algún pequeño fragmento de tiempo necesario para una emergencia en la derivación o diagnóstico.
Sin embargo, su teoría o epistemología muchas veces solo responden a un factor fundamental como la eficacia del tiempo en cambiar algo sin preocuparnos de los efectos a mediano o largo plazo desde lo social. Lo recalco ya que esta disposición de las herramientas sintonizan perfectamente con el rubro del mercado o lo solicitado a la hora de rendimientos laborales.

Debo aclarar que no hay que descuidar ciertas predicciones del sujeto en cuestión, si no se estaría arriesgando a posibilidades de alto riesgo, por ejemplo, suicidios o actos de violencia extremos, donde no sería pertinente realizar una escucha del paciente, sin modificar lo antes posible sus conductas y pensamientos (extremos con alta probabilidad de acto) por alguno más acorde a la “normalidad” para evitar tales percances, ya que, hablar de normal o status quo no siempre debe ser algo perverso.

Un Test, en mi opinión, debería usarse como orientador para generar más preguntas, mayores dudas y menores respuestas. Por paradójico que suene, un test utilizado de dicha manera nos posibilita situarnos como agentes de una escucha. Sin obviar que siempre desde algún marco referencial o desde un anteojo teórico se mira y se escucha al paciente de una forma particular, se encuentra de algún modo pre-diagnosticando en tanto se encuadra al dispositivo clínico. Pues siempre se está en mira la búsqueda de la mejor indicación para su tratamiento, considerando los aspectos intrapsíquicos como intersubjetivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada